Se visita el paredón del Dique El Nihuil realizando una caminata por la parte superior. Generalmente se observan chorros de agua que permiten una erogación rápida del río cuando aumenta el caudal.

Ese mismo agua serpentea por la Garganta del Diablo, ubicada a escasos metros del paredón. Luego de esta visita ingresamos a las dunas, allí es necesario desinflar las cubiertas del vehículo y se recorren las más altas. También se guían vehículos todo terreno particulares proveyéndolos de un radio.

Luego de realizar maniobras que lo dejarán si aliento, la adrenalina continúa con trineos preparados para la arena que son remolcados por los vehículos 4x4. Desde allí se observan los picos volcánicos de la Payunia.